El Mormonismo y la Santa Biblia/La integridad bíblica

Tabla de Contenidos

La integridad bíblica

Navegación


Traducido por Alberto Barrios Vega y Elena Blanch . (20 de abril 2014)

Pregunta: ¿La Sagrada Biblia contiene solo todo el conocimiento necesario o esencial para asegurar la salvación, haciendo así innecesario el Libro de Mormón y profetas modernos?

En ninguna parte de la Biblia se encontrará la afirmación de que esta es suficiente o completa

Otras iglesias afirman que la Santa Biblia contiene todo el conocimiento necesario o esencial para asegurar la salvación de los hombres. Por lo tanto, los profetas modernos y las escrituras adicionales (como el Libro de Mormón) no son necesarios o, aun peor, son blasfemos.

En resumen, declarar que la Biblia es perfecta y que contiene la plenitud del evangelio:

  • no es una doctrina bíblica.
  • no ha sido suficiente para prevenir la gran cantidad de interpretaciones bíblicas y prácticas cristianas, ninguna de las cuales puede ser correcta.
  • ignora que el canon bíblico no es unánime entre los cristianos, e ignora que hay libros no canónicos que la misma Biblia cita como textos autorizados.
  • ignora que la Biblia contiene errores e inconsistencias internas.

Sin embargo, los Santos de los Últimos Días estiman la Biblia. Aquellos que declaran lo contrario, están equivocados. Tal como dijo el Élder Neal A. Maxwell:

Ocasionalmente, unas cuantas personas en la iglesia permiten que la advertencia justificada sobre la Biblia –"hasta donde esté traducida correctamente"– disminuya su amor por el Nuevo Testamento. Sin embargo, la falta de precisión en algunas traducciones no debe disminuir nuestro aprecio por el poderoso testimonio y amplia historicidad del Nuevo Testamento.

Entonces, al leer y pasar las hermosas páginas del Nuevo Testamento, existe una sensación apenas perceptible, como un susurro apacible del Espíritu, algo que se ha de "discernir espiritualmente" (1 Corintios 2:14). Las palabras que testifican de esto no han venido a nosotros con lentitud, mucho esfuerzo, o de forma equívoca a través de los siglos, sino con rapidez, destreza y claridad. Sobre las alas del Espíritu, estas palabras proclaman, una y otra vez, que "JESÚS VIVIÓ. JESÚS VIVE".

En ninguna parte de la Biblia se encontrará la afirmación de que esta es suficiente o completa.

Es más, los miles de grupos y sectas cristinas existentes proveen un amplio testimonio de que la Biblia no ha sido suficiente para apoyar la unanimidad entre cristianos sobre la autoridad, doctrina o práctica correctas. A los críticos les gustaría que aceptáramos que su interpretación es la correcta, pero esto significa que debemos apelar a otros parámetros, ya que no se puede utilizar su propia interpretación de la Biblia para probar que su interpretación es correcta.

Tampoco existe unanimidad entre los cristianos concerniente a lo que constituye el "verdadero" canon bíblico. Una vez más, necesitamos otros parámetros para determinar qué versión de la Biblia es la "verdadera" o "infalible".

Existen también otros escritos a los que la Biblia misma se refiere como textos autorizados e incluso estos libros no están presentes en el canon bíblico. O bien la Biblia está equivocada al referirse a ellos como textos autorizados, o algunos cristianos modernos se equivocan al decir que la Biblia es un registro completo de toda la palabra de Dios para Sus hijos.

Los mormones la consideran como un volumen inspirado y valioso de escrituras, también reconocen que contiene errores y contradicciones

A pesar de que los Santos de los Últimos Días no quieren denigrar la Biblia o centrar su atención en sus errores, ya que ellos la consideran como un volumen inspirado y valioso de escrituras, también reconocen que contiene errores y contradicciones, como resultado de errores o manipulación por parte de los hombres. Esto no reduce el valor que tiene la Biblia para ellos, pero sí pretende cuestionar cualquier afirmación de “infalibilidad”.

George Q. Cannon, uno de los primeros líderes de la iglesia, dijo:

Este libro [La Biblia] tiene un valor incalculable. No se puede estimar su valor por nada que sea conocido entre los hombres y a lo que se le haya fijado un valor. Sin embargo, para los Santos de los Últimos Días siempre debería ser un tesoro precioso. Mucho más que cualquier otro pueblo que se encuentre sobre la faz de la tierra, ellos deberían valorarla, por motivo que de sus páginas, de la doctrina establecida por sus escritores, el paradigma del plan de salvación que en ella se nos ha dado, obtenemos el más dulce consuelo y la fuerza más grande. La Biblia es, por así decirlo, una fuente que fluye constantemente para vida eterna, con el fin de satisfacer las almas de todos los que escudriñan sus páginas.

∗       ∗       ∗

No se nos ha llamado a enseñar los errores de los traductores, sino la verdad de la palabra de Dios. Es nuestra misión desarrollar fe en las revelaciones que Dios depositó en los corazones de Sus hijos, y "¿cómo se puede lograr esto?" es una pregunta a la que nos enfrentamos. Ciertamente no lo lograremos enfatizando dudas, creando dificultades o enseñando negaciones. La cláusula en los Artículos de Fe que respecta a los errores en la traducción de la Biblia nunca pretendió alentarnos a pasar nuestro tiempo buscando y estudiando esos errores, sino enfatizar la idea de que contiene la verdad y que esa es la única verdad que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días acepta, sin importar dónde se encuentre. [1]


Traducido por Cody Andrews .

Pregunta: ¿Qué significa el Libro de Mormón cuando dice que cosas "claras y preciosas" han sido sacadas de la Biblia?

'Las escrituras perdidas' tiene referencia a los escritos mencionados o citados en la Biblia pero que no se encuentran en ella misma

Me enteré que la Biblia menciona 'escrituras perdidas.' ¿Qué significa el Libro de Mormón cuando dice que cosas "claras y preciosas" se han quitado de la Biblia? ¿Cuáles son las implicaciones de ello en cuanto a la doctrina evangélica o protestante de la inerrancia y suficiencia de la Biblia?

1. Los autores bíblicos consideraron escrituras verdaderas a unos escritos que no están en la Biblia hoy en día.
2. Los grupos cristianos no pueden ponerse de acuerdo en que libros deben estar canonizados en la Biblia. Caulquiera reclamación que el canon es cerrado, cumplido o suficiente tienen que contestar:

a) ¿Cuales de los 'cánones' es el verdadero?
b) ¿Cómo es autorizado este canon y no es otro?

3. Diferencias en los cánones entre los grupos cristianos y de las creencias claras de los autores bíblicos en el estatus de los textos que no son bíblicos argumentan contra una doctrina coherente de la suficiencia de la Biblia e inerrabilidad que viene de la Biblia. Tal reclamación tiene que venir de otra fuente fuera de la Biblia.

Stephen E. Robinson dijo del sujeto siguiente:

"El Libro de Mormón enseña que cosas "claras y preciosas" se han quitado de la Biblia (1 Nefi 13:24-29). De los Santo de los Últimos Días y los Evangélicos, ambos asumen, a menudo, que éste significa que los libros bíblicos de hoy pasaban por un proceso de cortar y pegar para quitar estas cosas... Sin embargo, no puedo ver ninguna razón que éste pasó por esta manera, y, de verdad, lo encuentro tan erróneo. La pasajes pertinentes del Libro de Mormón no dan ninguna razón que el proceso de quitar cosas claras y preciosas de las escrituras eran de una manera exclusiva ni aún primeramente de editar los libros del canon que existe hoy en día. La mayoría de la evidencia es contra un proceso de cortarlas y pegarlas...

Por tanto, es claro a mi que 'las cosas claras y preciosas' no eran en los originales de los presentes libros bíblicos, y yo sospecho que el proceso de editar lo que les eliminaba no consistía sólo de cortar y pegar, sino de parar otros textos apostólicos o proféticos de ser incluidos en el canon. En otras palabras, 'las cosas claras y preciosas' eran primeramente quitadas no por medio de controlar el texto, sino de controlar el canon."[2]

'Las escrituras perdidas' tiene referencia a los escritos mencionados o citados en la Biblia pero que no se encuentran en ella misma. Algunos de estos escritos se conocen hoy en día por otras fuentes, pero muchos de ellos no se conocen nada.

Ejemplos de escrituras perdidas

Escrito perdido Cita bíblica
El libro de las batallas de Jehová Números 21:14
El libro de Jaser Josué 10:13, 2 Samuel 1:18
El libro de los hechos de Salomón 1 Reyes 11:41
El libro de las crónicas de Samuel vidente 1 Crónicas 29:29
El libro de las crónicas de Gad vidente 1 Crónicas 29:29
El libro de las crónicas del profeta Natán 1 Crónicas 29:29, 2 Crónicas 9:29
La profecía de Ahías 2 Crónicas 9:29
La profecía del vidente Iddo 2 Crónicas 9:29, 2 Crónicas 12:15, 2 Crónicas 13:22
El leibro del profeta Semaías 2 Crónicas 12:15
Las palabras de Jehú hijo de Hanani 2 Crónicas 20:34
Las palabras de los videntes 2 Crónicas 33:19
La verdadera primera epístola de Pablo a los Corintios 1 Corintios 5:9
La primera epístula de Pablo a los Efesios Efesios 3:3
La epístula de Pablo a la iglesia en Laodicea Colosenses 4:16
El libro de Enoch San Judas 1:14-15
1 Enoch (Primer Enoch) "Ése influía los libros de Mateo, Lucas, Juan, Hechos, Romanos, 1 y 2 Corintios, Efesios, Colsenses, 1 y 2 Tesalonicenses, 1 Timoteo, Hebreos, 1 Juan, Judas (que lo cita directamente) y Apocalipsis (con puntos de contacto numerosos)... en formar las doctrinas del Nuevo Testamento concerniente la naturaleza del Mesías, el Hijo de Hombre, el reino mesiánico, demonología, el futuro, la resurrección, el juicio final, y todo el teatro escatológica y simbolismo."[3]

Ejemplos de cánones distintos entre los cristianos

Se complica más la situación al considerar el hecho de que los cristianos no siempre estaban de acuerdo en lo que consiste 'el canon' verdadero; o sea, no podían ponerse que acuerdo en cuanto a cuáles de los escritos son de escrituras verdadas y cuáles no las son.

Aquí hay unos ejemplos:

El grupo cristiano o la persona importante Diferencias entre la Biblia protestante y ellos)
La Iglesia Católica Romana La apócrifa es canónica
La Iglesia Ortodoxa La apócrifa es canónica
Clemente de Alejandría (d.C. 200) Incluyó en el canon:
  • La epístola de Barnabas
  • La epístola de Clemente
  • Las enseñanzas de Pedro [4]
Cristianos romanos (cerca 200 d.C.) Incluyeron en el canon:
  • La profecía de Pedro
  • La sabiduría de Salomón.

Excluyeron del canon:

  • Hebreos
  • 1 Pedro
  • 2 Pedro
  • 3 Juan [5]
Origen (185-251 d.C.) Incluyó en el canon:
  • La epístola de Barnabas
  • El pastor de Hermas [6]

Excluyó del canon:

  • Santiago
  • San Judas
  • 2 Judas
  • Los de disputo en Roma (véase arriba) [7]
Syriac Peshitta Excluyeron del canon:
  • 2 Pedro
  • 2 Juan
  • 3 Juan
  • San Judas
  • El apocalipsis de Juan [8]
La iglesia armeniana Incluyeron:
  • 3 Corintios

Excluyeron:

  • El apocalipsis de Juan hasta el siglo XII [9]
La iglesia ethiopiana Incluyeron:
  • Sinodos
  • Clemente
  • El libro del convenio
  • Didascalia [9]
Martín Lutero Consideró que la epístula de Santiago no tenía ningún valor. [10]

Las implicaciones de las doctrinas de inerrabilidad y suficiencia de la Biblia

Todos los cánones no pueden ser igualmente verdaderos. ¿Por qué, entonces, debemos aceptar que la Biblia del crítico es completa e inerrante? ¿De dónde consiguió la autoridad él o su iglesia de determinar lo que debe estar o no en la Biblia? Tal autoridad tendría que provenir afuera de la Biblia, y, entonces, está demonstrando que hay otra fuente por la Palabra de Dios además de la Biblia.

Más, se debe recordar que los autores bíblicos no tenían conocimiento de un canon porque la Biblia no fue compilada hasta siglos después. Así que los autores bíblicos no podrían referir a un canon completo y suficiente porque no hubo canon todavía.

La evidencia clara de "escritura perdida" de la Biblia era común argumento de la Iglesia en sus principios. Por ejemplo:

  • J. Goodson, "Dear Sir," Latter Day Saints' Messenger and Advocate 3 número 1 (octubre de 1836), 397-99


Traducido por Alberto Barrios . (22 de abril 2014)

Pregunta: ¿El hecho de que la Biblia declare que nada debe ser "agregado a" o "quitado" del libro significa que el Libro de Mormón es falso?

Los críticos hacen un uso incorrecto del libro de Apocalipsis, entienden erradamente el proceso por el cual se formó el canon bíblico e ignoran otras escrituras antiguas para mantener su posición

Algunos cristianos afirman que el Libro de Mormón no puede ser verdadero porque nada debería ser «añadido a» o «quitado de» la Santa Biblia. Los críticos hacen un uso incorrecto del libro de Apocalipsis, entienden erradamente el proceso por el cual se formó el canon bíblico e ignoran otras escrituras antiguas para mantener su posición. El uso de este argumento es una forma petición de principio por el cual ellos presumen, al inicio, que el Libro de Mormón y otras escrituras no son la Palabra de Dios, lo que constituye precisamente el punto en debate. En un contexto adecuado, ese pasaje del libro de Apocalipsis realmente respalda las enseñanzas del Libro de Mormón de que muchas cosas claras y preciosas han sido quitadas de la Biblia. Asimismo, muestra de manera clara la necesidad de otras escrituras, como el Libro de Mormón, para restaurar aquellas enseñanzas sagradas que se han perdido. Si el Libro de Mormón y otras escrituras modernas son la obra de hombres no inspirados de carne y hueso, entonces, desde luego, no se debería confiar en ellas. Sin embargo, si estas son en realidad la palabra de Dios revelada a los profetas, entonces todos los que desean ser salvos deberían prestarles atención.

El pasaje citado con frecuencia (por Martin, arriba) es Apocalipsis 22:18-19.

Porque yo testifico a todo el que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la ciudad santa y de las cosas que están escritas en este libro.

El libro de Apocalipsis fue escrito antes de muchos otros textos bíblicos

Algunos afirman que estos versículos declaran que la Biblia contiene la plenitud del evangelio y que no existen o que no se revelarán otras escrituras.

Sin embargo, los críticos ignoran que:

  • El libro de Apocalipsis fue escrito antes de muchos otros textos bíblicos, y antes de que la Biblia sea compilada a partir de una colección de textos. Por lo tanto, estos versículos pueden ser aplicados solamente al libro de Apocalipsis y no a la Biblia en conjunto (parte de la cual se encontraba aún sin ser escrita y cuyas partes aún no habían sido compiladas en lo que hoy conocemos como 'La Biblia'). Mientras que la fecha tradicional del libro de Apocalipsis se establece en el año 95 o 96 d.C. (basado principalmente en una declaración de Ireneo), la mayoría de eruditos fechan el libro en el año 68 o 69 d.C. Por lo general, se considera que el evangelio de Juan data de entre 95 y 100 d.C. (para más información sobre las fechas del libro de Apocalipsis, véase el artículo bíblico [en inglés] de Thomas B. Slater).
  • El Nuevo Testamento está compuesto, en primer lugar, de los cuatro Evangelios y, en segundo lugar, de las epístolas apostólicas. Puesto que el libro de Apocalipsis no constituye un evangelio ni una epístola, se colocó al final del Nuevo Testamento en su propia categoría. Por lo tanto, Juan no habría podido tener la intención de escribir las últimas líneas del libro de Apocalipsis para aplicarlas a toda la Biblia, ya que él no se encontraba escribiendo el “capítulo final” para el Nuevo Testamento. Además, la Biblia no se completó ni canonizó sino hasta unos siglos después.
  • Del mismo modo, otras escrituras (tales como Deuteronomio 4:2, Deuteronomio 12:32, y Proverbios 30:6) prohíben las añadiduras. Si sus argumentos fueran consistentes entre sí, entonces los críticos tendrían que descartar todos los escritos del Nuevo Testamento y una gran parte del Antiguo Testamento, ya que estos versículos anteceden a “otras escrituras” agregadas por Dios a través de profetas de épocas posteriores.
  • Se puede hallar más evidencia de que Apocalipsis 22:19 no se refiere a la Biblia completa cuando dice “las palabras de la profecía de este libro” al comparar el pasaje con Apocalipsis 1:3 y 1:11:

Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas, porque el tiempo está cerca […] que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Éfeso, y a Esmirna, y a Pérgamo, y a Tiatira, y a Sardis, y a Filadelfia y a Laodicea.

Queda claro que el libro al que se hace referencia al principio de Apocalipsis es el mismo libro al que se hace referencia al final de Apocalipsis

Queda claro que el libro al que se hace referencia al principio de Apocalipsis es el mismo libro al que se hace referencia al final de Apocalipsis. Todo lo que vio y oyó Juan entre estas dos declaraciones constituyen el contenido de dicho libro.

Incluso si este pasaje en el libro de Apocalipsis prohibiera al hombre realizar añadiduras a las escrituras, este no prohíbe que Dios añada algo a Su palabra a través de un profeta. Si esto no fuera posible, entonces la Biblia nunca habría podido existir.

Bart Ehrman, un célebre estudioso de la Biblia, escribió:

El verdadero daño real de que los textos [del Nuevo Testamento] hayan sido modificados a voluntad por los escribas que no aprobaban su redacción también se hace evidente de otras maneras. Debemos siempre tener presente que los copistas de los escritos cristianos más antiguos reproducían sus textos en un mundo donde no solamente no existían la imprenta o las casas editoriales, sino que tampoco existían los derechos de autor. ¿Cómo podían garantizar los autores que sus textos no habían sido modificados una vez que entraban en circulación? La respuesta es que no podían hacerlo. Eso explica por qué los autores maldecían a cualquier copista que modificara sus textos sin autorización. Este tipo de imprecaciones se pueden encontrar en un antiguo escrito cristiano que fue incluido en el Nuevo Testamento. Hablamos del libro de Apocalipsis, cuyo autor, casi al final de su texto, pronuncia una seria advertencia [cita Apocalipsis 22:18–19].

Esta no es una amenaza para que el lector acepte o crea todo lo escrito en este libro de profecía, como a veces se interpreta; más bien, es una amenaza típica contra los copistas del libro para que ellos no añadieran ni quitaran palabra alguna. Se pueden encontrar imprecaciones similares esparcidas en muchos de los antiguos escritos cristianos. [11]

Nefi, profeta del Libro de Mormón, menciona las mismas cosas que Juan el Amado vio, pero no estaba autorizado a escribirlas

A los ojos de Juan, esta era una amenaza real. Desafortunadamente, parece que esta amenaza fue ignorada. Nefi, profeta del Libro de Mormón, menciona las mismas cosas que Juan el Amado vio, pero no estaba autorizado a escribirlas (1 Nefi 14:21-25). Él reveló esta interesante profecía:

Por tanto, ves tú que después que el libro ha pasado por las manos de esa grande y abominable iglesia, se han quitado muchas cosas claras y preciosas del libro, el cual es el libro del Cordero de Dios (1 Nefi 13:28).

Más adelante, se le promete a Nefi que el Señor sacaría a la luz otros libros, como el Libro de Mormón, para restaurar esas cosas claras y preciosas que serían quitadas.

Estos últimos anales [El Libro de Mormón, Doctrina y Convenios, etc.] que has visto entre los gentiles, establecerán la verdad de los primeros [La Biblia], los cuales son los de los doce apóstoles del Cordero, y darán a conocer las cosas claras y preciosas que se les han quitado […] (1 Nefi 13:40).

El profeta Nefi vio nuestros días y entendió cómo responderían los críticos ante el Libro de Mormón. Esta es su respuesta para los críticos:

Sí, ¡ay de aquel que escucha los preceptos de los hombres, y niega el poder de Dios y el don del Espíritu Santo! Sí, ¡ay de aquel que dice: Hemos recibido, y no necesitamos más! Y por fin, ¡ay de todos aquellos que tiemblan, y están enojados a causa de la verdad de Dios! Pues he aquí, aquel que está edificado sobre la broca, la recibe con gozo; y el que está fundado sobre un cimiento arenoso, tiembla por miedo de caer. ¡Ay del que diga: Hemos recibido la palabra de Dios, y no necesitamos más de la palabra de Dios, porque ya tenemos suficiente! Pues he aquí, así dice el Señor Dios: Daré a los hijos de los hombres línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allí; y benditos son aquellos que escuchan mis preceptos y prestan atención a mis consejos, porque aprenderán sabiduría; pues a quien reciba, le daré más; y a los que digan: Tenemos bastante, les será quitado aun lo que tuvieren. ¡Maldito es aquel que pone su confianza en el hombre, o hace de la carne su brazo, o escucha los preceptos de los hombres, salvo cuando sus preceptos sean dados por el poder del Espíritu Santo! 2 Nefi 28:26-31)


Traducido por Elena Blanch . (22 de abril 2014)

Pregunta: ¿Consideran los Santos de los Últimos Días que la Biblia es "insuficiente"?

La mitad de todo el estudio organizado de las escrituras para los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se dedica a la Biblia

Algunos cristianos interpretan que la siguiente declaración de Orson Pratt quiere decir que la Biblia es "insuficiente".

Si añadimos toda esta imperfección a la incertidumbre de la traducción, ¿quién, en su sano juicio, podría, por un momento, suponer que la Biblia en su forma actual es una guía perfecta? ¿Quién sabe si aunque sea un versículo de toda la Biblia no ha sido contaminado y transmite la misma sensación ahora como lo hizo en el original? [12]

Uno de los programas fundamentales para los miembros adolescentes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es el programa del Seminario. En el transcurso de cuatro años durante la secundaria, se dedica un año a cada uno de los siguientes libros canónicos: el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento, el Libro de Mormón y Doctrina y Convenios/Perla de Gran Precio. Este es un curso rotativo y garantiza que cada adolescente será instruido en los cuatro cursos. Por supuesto, este no es más que un indicador de que a la Biblia se la tiene en tanta estima como a los otros libros canónicos. El plan de estudios de la Escuela Dominical de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días para los mayores de catorce años sigue un patrón similar. El Libro de Mormón fue el libro utilizado para las lecciones de la escuela dominical en 2000, Doctrina y Convenios fue el libro utilizado para las lecciones de la escuela dominical en 2001, mientras que los años 2002 y 2003 fueron dedicados al Antiguo y Nuevo Testamento, respectivamente. La mitad de todo el estudio organizado de las escrituras para los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se dedica a la Biblia.

Las observaciones de Pratt eran válidas. No hay duda de que los manuscritos de la Biblia no concuerdan entre sí

¿A qué imperfección se refiere Pratt habla al inicio de la cita? Él lo explica en su texto, como se detalla a continuación:

Todos sabemos que sólo pocos escritos inspirados han sobrevivido hasta nuestros tiempos. los cuales citan nombres de otros veinte libros que se han perdido y es tengo la certeza de que han existido muchos otros libros inspirados cuyos nombres no hemos llegado a conocer. Los pocos libros que han llegado hasta nuestros días han sido mutilados, alterados y corrompidos de una manera tan vergonzosa que no existen dos manuscritos que concuerden entre sí. Personas desconocidas han añadido versículos e incluso capítulos enteros, no sabemos quiénes son los autores de algunos libros y no estamos seguros si aquellos libros cuyos autores conocemos fueron escritos por inspiración. [13]

Asimismo, Pratt hace las siguientes observaciones:

¿Revelaría Dios un sistema de religión expresado en términos tan indefinidos de modo que miles de religiones surjan de él? ¿Ha revelado Dios el sistema de salvación en un lenguaje tan impreciso e incierto, a propósito, para deleitarse en las peleas y disputas de Sus creaciones en relación con él? ¿Esperaría tanto Dios de los hombres caídos que daría a Su Hijo Unigénito como sacrificio por ellos para luego revelarles Su doctrina en un lenguaje totalmente ambiguo e incierto? [14]

¿Cuál es la solución según Pratt? La revelación divina, tanto en forma individual, como por medio de profetas llamados por Dios.[15] Este es el tema que él trata, el cual refleja las creencias fundamentales de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días sobre las escrituras. McKeever y Johnson evitan consistentemente tratar esta creencia en su reseña del mormonismo.

En ese momento, las observaciones de Pratt eran válidas. No hay duda de que los manuscritos de la Biblia no concuerdan entre sí. Tenemos la adición o sustracción de capítulos enteros, sobre todo en el Antiguo Testamento, donde las diferentes tradiciones generan dos versiones sustancialmente diferentes como, por ejemplo, las del libro de Jeremías. Otro ejemplo es de la única traducción al inglés de la Biblia al alcance de Pratt, la versión del Rey Santiago que contenía Coma Joánica: un pasaje de 1 Juan reconocido desde hace tiempo como una corrupción que, desde entonces, se ha retirado de casi toda traducción moderna del texto. El hecho de que los manuscritos más antiguos no concordaban en todos los puntos no ha cambiado desde que Pratt escribió esto. ¿Esto invalida el texto? No. ¿Indica Pratt que esto invalida el texto? No, no lo hace. En cambio, él sugiere que, debido a estas evidencias (pruebas que se basan en hechos claramente observables), la Biblia no puede ser su propio testigo para establecer su propia veracidad.

Este concepto se ha repetido una y otra vez, y no sólo dentro de los círculos de LDS . La Declaración de Infalibilidad Bíblica de Chicago , admite que sólo en los escritos originales ( los documentos originales escritos por los apóstoles y los demás escritores inspirados ) fueron los textos bíblicos infalible . ¿Tenemos un documento de este tipo ? No. ¿Puede un tal condición o creencia de garantía luego de que la palabra inspirada se proporciona con total exactitud ? No.

Puesto que Dios ha prometido en ninguna parte una transmisión infalible de la Escritura, es necesario afirmar que sólo el texto autógrafo de los documentos originales fue inspirada y para mantener la necesidad de la crítica textual como un medio para detectar cualquier desliz que pueda haber deslizado en el texto el curso de su transmisión . El veredicto de esta ciencia , sin embargo , es que el hebreo y el texto griego parece estar increíblemente bien conservado , por lo que somos justificados ampliamente en afirmar , con la Confesión de Westminster , una singular providencia de Dios en este asunto y en la que se declara que la autoridad de la Escritura es de ninguna manera en peligro por el hecho de que las copias que poseemos no son totalmente libre de errores . [16]

Este mismo documento también hace hincapié en la necesidad de que el testimonio del Espíritu de Dios en cuanto a la veracidad del documento

Este mismo documento también hace hincapié en la necesidad de que el testimonio del Espíritu de Dios en cuanto a la veracidad del documento. En este caso, la declaración de Infalibilidad Bíblica de Chicago indica que la escritura es insuficiente como su propio testimonio, así como escribió Pratt. No sería este testimonio del Espíritu de Dios califica como revelación divina?

El Espíritu Santo, divino Autor de las Escrituras, tanto autentica a nosotros por el testimonio interior y abre nuestra mente para entender su significado. [17]

La Iglesia Católica Romana en 1943 emitió una encíclica papal por el Papa Pío XII titulado Divino Afflante Spiritu . Este documento oficialmente reconocido dentro de la Iglesia Católica Romana en la necesidad de la Iglesia para reconocer la crítica textual para restaurar el texto de la Biblia a lo más cercano a su forma original como era posible. De la encíclica , las siguientes dos pasajes son dignos de mención :

Por lo cual, con diligencia aplica a sí mismo con el fin de adquirir el diario una mayor facilidad en la Biblia , así como en otras lenguas orientales y para apoyar su interpretación por parte de las ayudas que todas las ramas de la oferta filología . Este hecho, San Jerónimo se esforzó intensamente para lograr , en cuanto a la ciencia de su tiempo lo permita , para esto también aspiraba con celo incansable y no poca fruta no pocos de los grandes exégetas de los siglos XVI y XVII, aunque el conocimiento de idiomas entonces era mucho menor que en el día de hoy. De la misma manera , pues, debemos vamos a explicar el texto original, que , después de haber sido escrito por el autor inspirado a sí mismo , tiene más autoridad y mayor peso que cualquier incluso la mejor traducción , ya sea antigua o moderna , lo que se puede hacer aún más fácil y fructífera , si el conocimiento de idiomas se unió a una verdadera habilidad en la crítica literaria del mismo texto .

En el día de hoy de hecho este arte, que se llama la crítica textual y que se utiliza con los grandes y loables resultados en las ediciones de los escritos profanos, también se emplea con toda razón en el caso de los libros sagrados, por esa misma reverencia que se debe a los oráculos divinos. Por su propósito es asegurar que se restaurará el texto sagrado, lo más perfectamente posible, ser purificado de las corrupciones debido a la negligencia de los copistas y ser liberados, por lo que se puede hacer, de glosas y omisiones, desde el intercambio y la repetición de las palabras y de todos los otros tipos de errores, que acostumbran a hacer su camino poco a poco en los escritos transmitidos a través de muchos siglos. [18]

Podemos preguntarnos, ¿cuál es la diferencia entre las declaraciones de Pratt y los anteriores? Para la mayoría de nosotros hay muy poca diferencia. El principal punto de desacuerdo es que Pratt ve que sólo Dios puede restaurar la verdad original dada la probabilidad de producir el texto original. Tanto de los otros documentos afirman que la beca puede restaurar para nosotros el texto original en lo que es posible y necesario.

Ahora, vamos a examinar la caracterización de la Iglesia SUD de la Biblia. Dijo Brigham Young, en julio de 1853, en una Conferencia General de la Iglesia:

He reconocido la Biblia desde el momento en que podía ser enseñado por mis padres para reverenciarlo. Ellos me enseñaron que era la palabra sagrada de Dios. Y en lo que se podría traducir correctamente de los idiomas hebreo y griego, que se nos da tan puro como posiblemente se podría dar. La Biblia es la mía, y no estoy preparado para tener que me roban de la misma, sin mi consentimiento. La doctrina de que es la mía, que creo firmemente. [19]

José Smith comentó: "Creo en la Biblia tal como se hallaba cuando salió de la pluma de los escritores originales." [20] Esta es la misma cosa que los redactores de la Declaración de Infalibilidad Bíblica de Chicago declararían por más de un siglo después.


Traducido por Andrew Miller y Alberto Barrios y Robert Cronk.

Pregunta: ¿El Mormonismo está en error porque el cristianismo requiere un "canon cerrado" en lugar del "canon abierto"?

Las doctrinas que no hay más revelación y que el canon de escrituras está cerrado no se encuentran en la Biblia

Se afirma que la Iglesia está en el error porque el cristianismo requiere un 'canon cerrado' (o sea, no hay más revelación autorizado) mientras que la Iglesia de Jesucristo de SUD tiene un 'canon abierto' con la posibilidad de recibir más revelaciones.

Las doctrinas que no hay más revelación y que el canon de escrituras está cerrado no se encuentran en la Biblia. ¡Insistir en eso es crear una doctrina no-bíblica e insistir que Dios sea obligado por ella! Tales doctrinas se requerirían la revelación misma que niegan ser autorizada. Aun la interpretación correcta de las enseñanzas bíblicas requiere revelación autorizada, la cual sería extra-bíblica. Sin la revelación la interpretación de las escrituras depende del intelecto humano, lo cual es extra-bíblico.

Los críticos están libres de aferrarse a estas doctrinas si desean, pero no deben criticar a los Santos de los Últimos Días por creer en doctrinas extra-bíblicas relevadas de Dios cuando los críticos mismos insisten en un canon cerrado lo cual es una doctrina extra-bíblica sin autoridad divina.

Dios es superior a su palabra escrita

La biblia es un registro importante que contiene algunos de los mensajes que Dios dio al mundo en tiempos antiguos. Sin embargo, la Biblia—tanto como todos de los textos escritos—no debe ser el enfoque central de la vida y la fe del cristiano. Hay Uno solo que merece eso: el Dios todopoderoso.

Un autor (no SUD) cristiano comentó:

Es posible, sin embargo, deificar la Biblia al grado de darle un lugar tan central que la conciencia cristiana sensitiva pueda rebelarse. Podemos ilustrar tal grado de preponderancia en la Biblia por la utilización a menudo de (frases malinterpretadas) una declaración de Chillingworth: «La Biblia sola es la religión del protestantismo.» O acaso no hemos oído cuantas veces ha sido dicho que la Biblia es la autoridad final de los cristianos. Si no parece tan evidente, me gustaría colocarla como la buena palabra de Dios. Es Dios y no la Biblia quien es el factor central de los cristianos. Cuando nosotros hablamos de «La palabra de Dios» usamos la frase, la cual propiamente usada, puede ser aplicada a la Biblia, pero tiene un significado primario muy profundo. Es Dios quien le habla al hombre. Pero Él no lo hace solo através de la Biblia. Él habla através de profetas y apóstoles. Él habla mediante eventos específicos. Y mientras que su único mensaje a la iglesia se centra en los escritos registrados y expresados en la Biblia, esto nos hace recordar que Jesucristo es la Palabra («el Verbo») de Dios viviente, la manera personal en que se supera ya se ha dicho en este único libro. Aun la Biblia comprueba ser la palabra de Dios solo cuando el Espíritu Santo trabaje dentro de nosotros para afirmar la verdad y la autoridad divina de lo que dice las escrituras. La fe cristiana no debe dar a las ayudas que Dios nos proviene la adoración y atención que le pertenecen solo a Dios y nuestro Señor Jesucristo. Nuestra esperanza es en Dios; nuestra vida es en Cristo; nuestro poder es en el Espíritu. La Biblia nos habla del Centro Divino de todo la vida y ayuda y poder, pero ella no es ese centro. La enseñanza cristiana acerca del canon no se debe nunca deificar las escrituras [la Biblia]. [21]

Decir que el canon está cerrado básicamente hace que la palabra escrita de Dios (la Biblia) reemplace a Dios mismo. Unos llaman ese hecho la biblia-latría. Nuestros críticos mandan a Dios que no revele más mientras manden tener un canon cerrado, sin importar si Dios decidiera hablar más.

El canon cerrado no es una doctrina bíblica

La doctrina de un canon cerrado no es una doctrina bíblica. La Biblia da testimonio que Dios llamó profetas y apóstoles en tiempos anteriores. ¿Por qué no podría—o mejor dicho—por qué no continuarías de hacerlo?

Irónicamente, la doctrina de un canon cerrado no se encuentra en la Biblia. Parece que tendría que haber una revelación extra-bíblica para poder saber que la Biblia está completa, si no fuera así, los hombres estarían haciendo decisiones sin autoridad en cuanto a lo que es el canon. Entonces, ¡las personas que insisten que el canon esté cerrado tienen que tener una revelación extra-bíblica para poder eliminar la posibilidad de tener revelaciones extra-bíblicas! [22]

Como un erudito no-LDS observó: "Para la" evidencia "sobre lo que estaba dentro del canon, uno tenía que ir fuera del canon mismo." Al fin y al cabo, no había "evidencia de" escritural "para decidir cuáles eran los límites exactos del canon". [23]

Nunca durante toda la historia de la Biblia estaba el canon cerrado. Mas bien, profetas fueron llamados continuamente por Dios y ellos muchas veces escribieron escrituras divinas. Sería muy extraño que cambiara todo eso sin que Dios nos dijere que sus métodos estaban por cambiar. Dios no cambia (Hebreos 13:8).

Algunos autores preguntan ahora si la decisión de cerrar el canon fue un error:

La primera pregunta, y la más importante, es si la iglesia tuvo razón al percibir la necesidad de un canon cerrado de las escrituras ... ¿tal movimiento hacia un canon cerrado de escrituras limitó (e inconscientemente) la presencia y el poder Del Espíritu Santo en la iglesia? ... ¿Actúa Dios en la iglesia hoy y por el mismo Espíritu? ¿Sobre qué bases bíblicas o históricas la inspiración de Dios se ha limitado a los documentos escritos que la Iglesia llama ahora su Biblia? ... es necesario preguntarse sobre la conveniencia de vincular la iglesia del siglo XX a un canon que surgió de Las circunstancias históricas en el segundo a los quinto siglos CE. ¿Cómo se supone que debemos hacer que la experiencia de esa iglesia sea absoluta para todos los tiempos? ... ¿Fue la iglesia en las épocas Nicena y post-Nicena infalible en sus decisiones o no? Por último, si el Espíritu inspira sólo los documentos escritos del primer siglo, ¿significa eso que el mismo Espíritu no habla hoy en la iglesia sobre asuntos que son de gran preocupación, por ejemplo, el uso de anticonceptivos, el aborto, la liberación, Irresponsabilidad, igualdad de derechos, eutanasia, proliferación nuclear, genocidio global, justicia económica y social, etc.?[24]

Estas son preguntas sorprendentes, y aquellos que insisten en un canon cerrado pueden tener dificultades para resolver los problemas que plantean. La insistencia de José Smith en que Dios no dejó de hablar, y que el canon no fue cerrado, resolvió estas cuestiones muchas décadas antes de que los cristianos modernos comenzaran a lidiar con ellos.

Los primeros cristianos no tenían un canon cerrado

La Iglesia cristiana primitiva no tenía un canon fijo, ni se limitaba al canon utilizado por la mayoría de las iglesias cristianas modernas:

Si el término "cristiano" está definido por los ejemplos y creencias transmitidas por los primeros seguidores de Jesús, entonces debemos por lo menos reflexionar sobre si la noción de un canon bíblico es necesariamente "cristiana". No tenían tales cánones como La iglesia posee hoy, ni indican que sus sucesores deben redactarlos.

Incluso en lo que respecta al canon del AT, se ha demostrado que las colecciones de escrituras de la iglesia primitiva tenían un alcance considerablemente más amplio que las que actualmente se encuentran en los cánones católicos o protestantes y que demostraron mucha más flexibilidad de lo que nuestras colecciones ... . En cuanto al AT, ¿debería la iglesia estar limitada a un canon del AT al cual Jesús y sus primeros discípulos claramente no estaban limitados?[25]

La interpretación de las escrituras se requiere la revelación

Aun que si la Biblia de verdad contuviere todas las enseñanzas necesarias, es claro através de la historia cristiana que la Biblia puede ser interpretada de muchas maneras distintas por lectores sinceros y honestos. ¿Qué más, menos la revelación continua, podría darnos una interpretación y aplicación correctas de ella? ¿Quiere Dios que confiamos solo en nuestro propio intelecto e inteligencia? ¿No llegaría a ser así nuestra inteligencia e intelecto una fuente extra-bíblica para la información divina? ¿No sería mejor confiarle en Dios que en nosotros mismos?


Notas

  1. George Q. Cannon, "The Blessings Enjoyed Through Possessing The Ancient Records, etc.," Journal of Discourses, reported by Geo. F. Gibbs, John Irvine, and others, (8 May 1881), Vol. 22 (London: Latter-day Saint's Book Depot, 1882), 261–262. off-site (Inglés)
  2. Craig L. Blomberg and Stephen E. Robinson, How Wide the Divide: A Mormon & an Evangelical in Conversation {Cuán ancho la brecha: Un mormón y un evangélico en conversación} (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, 1997), 63. ISBN 0830819916.
  3. E. Isaac, "1 (Ethiopic Apocalypse of) Enoch," in The Old Testament Pseudepigrapha, ed. J. H. Charlesworth, 2 vols, (Garden City, N.Y.: Doubleday, 1983), 1:10; cited in Daniel C. Peterson and Stephen D. Ricks, "Comparing LDS Beliefs with First-Century Christianity, (Provo, Utah: FARMS, no date). [1]
  4. Daniel C. Peterson and Stephen D. Ricks, "Comparing LDS Beliefs with First-Century Christianity, (Provo, Utah: FARMS, no date).
  5. Mike Ash, "Is the Bible Complete?": 1. PDF link
  6. Daniel C. Peterson and Stephen D. Ricks, "Comparing LDS Beliefs with First-Century Christianity, (Provo, Utah: FARMS, no date). citing Clyde L. Manschreck, A History of Christianity in the World, 2d. ed. (Englewood Cliffs, N.J.: Prentice Hall, 1985), 52.
  7. Mike Ash, "Is the Bible Complete?": 1. PDF link
  8. William J. Hamblin and Daniel C. Peterson, "The Evangelical Is Our Brother (Review of How Wide the Divide? A Mormon and an Evangelical in Conversation)," FARMS Review of Books 11/2 (1999): 178–209. ; citing Kurt Aland, Nestle-Aland Greek-English New Testament, 5th ed. (Stuttgart: Deutsche Bibelgesellschaft, 1990), 769–75; see also Craig A. Evans, Noncanonical Writings and New Testament Interpretation (Peabody, Mass.: Hendrickson, 1992), 190–219, el cual demuestra casi 1,500 citas, referencias, y paralelos entre libros no-canónicos y el nuevo testamento.
  9. 9,0 9,1 William J. Hamblin and Daniel C. Peterson, "The Evangelical Is Our Brother (Review of How Wide the Divide? A Mormon and an Evangelical in Conversation)," FARMS Review of Books 11/2 (1999): 178–209.
  10. Timothy George, "'A Right Strawy Epistle': Reformation Perspectives on James," The Southern Baptist Journal of Theology (Fall 2000), 20–31. PDF link
  11. Bart D. Ehrman, Misquoting Jesus: The Story Behind Who Changed the Bible and Why (HarperSanFrancisco, 2007), 54–55.
  12. Orson Pratt, Orson Pratt's Works (Salt Lake City: Deseret News Press, 1945), 195-196.
  13. Ibid.
  14. Ibid., 196-197.
  15. Ibid., 198.
  16. The Chicago Statement on Biblical Inerrancy, Section III, Paragraph e. The Chicago Statement on Biblical Inerrancy was produced at an international summit conference of evangelical leaders sponsored by the International Council on Biblical Inerrancy (ICBI) and held at the Hyatt Regency O'Hare in the fall of 1978. It is nearly universally accepted by Evangelicals and holds wide support among other groups of Protestants. The authors of Mormonism 101 endorse this statement, and include a link to it on their Web site.
  17. Ibid., Section I, paragraph 3.
  18. Pope Pius XII, Divino Afflante Spiritu, September 30, 1943, paragraphs 16-17, emphasis added.
  19. Brigham Young, "Effects and Privileges of the Gospel, Etc.," Journal of Discourses, reported by G.D. Watt 24 July 1853, Vol. 1 (London: Latter-Day Saint's Book Depot, 1854), 238-239.
  20. Joseph Smith, Teachings of the Prophet Joseph Smith, edited by Joseph Fielding Smith (Salt Lake City; Deseret Book Company, 1976), 327.
  21. Floyd V. Filson, Which Books Belong in the Bible? (Philadelphia: The Westminster Press, 1957), 20–21.
  22. Joseph Smith made this observation in Joseph Smith, Jr., Teachings of the Prophet Joseph Smith, selected by Joseph Fielding Smith, (Salt Lake City: Deseret Book Company, 1976), 61. ISBN 087579243X. off-site (Inglés)
  23. James Barr, Holy Scripture: Canon, Authority, Criticism (Philadelphia: Westminster, 1983), 24–25; emphases in original.
  24. Lee Martin McDonald, Formation of the Christian Biblical Canon (Hendrickson Publishers; Rev Sub edition, 1995), 254–255.
  25. Lee Martin McDonald, Formation of the Christian Biblical Canon (Hendrickson Publishers; Rev Sub edition, 1995), 254–255.