El Mormonismo y el sacerdocio/La restauración/Por qué era necesario

De FairMormon
Saltar a: navegación, buscar

La restauración del sacerdocio

Google translated; no human check yet.

Preguntas


  • Se afirma por algunos cristianos que no era necesaria la restauración de la autoridad del sacerdocio.
  • Fue la "imposición de manos" es necesario para poder recibir la autoridad del sacerdocio?
  • ¿El concepto de autoridad del sacerdocio y ordenaciones en realidad provienen de Sidney Rigdon?

Respuesta


Claramente, la transferencia y la atribución adecuada de la autoridad es de vital importancia en el Antiguo y Nuevo Testamentos. Uno debe aceptar una de dos posiciones: o bien esta autoridad continuó sin interrupción a través de la Iglesia de la Edad Media hasta nuestros días, o la autoridad se perdió y la restauración era necesaria. La autoridad del sacerdocio de una fuente designada era un tema común en el Antiguo y Nuevo Testamento, y debe ser continuado en la Iglesia moderna.

Preguntas y Respuestas Detalladas


Algunos no creen que se consideró necesaria ninguna "autoridad divina" por los apóstoles o los primeros cristianos para actuar en nombre de Dios. En esta sección se analiza brevemente varios ejemplos bíblicos en los que la autoridad se da claramente y claramente obligada a actuar en nombre de Dios.

La autoridad religiosa no fue dada a todo el mundo en los tiempos del Antiguo Testamento

En los tiempos del Antiguo Testamento, la autoridad para actuar en calidad de religioso no pertenecía a todos. Incluso los reyes no podían actuar como sacerdotes del Señor sin autoridad:

Samuel y Saúl

8 Y él esperó siete días, conforme al aplazo que Samuel había señalado; pero Samuel no llegaba a Gilgal, y el pueblo se desbandaba.
9 Entonces dijo Saúl: Traedme el holocausto y las ofrendas de paz. Y ofreció el holocausto.
10 Y aconteció que cuando él acababa de ofrecer el holocausto, he aquí que Samuel venía; y Saúl salió a recibirle para saludarle.
11 Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se desbandaba, y que tú no venías dentro del plazo señalado, y que los filisteos estaban reunidos en Micmas,
12 me dije: Los filisteos descenderán ahora contra mí a Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová. De modo que ame sentí forzado, pues, y ofrecí holocausto.
13 Entonces Samuel dijo a Saúl: Neciamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre.
14 Pero ahora tu areino no será duradero. Jehová se bha buscado un hombre según su corazón, a quien Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.(1 Samuel 13:8-14).

El rey Uzías

18 Y se pusieron contra el rey Uzías y le dijeron: aNo te corresponde a ti, Uzías, el bquemar incienso a Jehová, sino a los sacerdotes hijos de cAarón, que son consagrados para ello. Sal del santuario, porque has pecado, y no te será para honra de Jehová Dios.
19 Entonces Uzías, que tenía en la mano un incensario para ofrecer incienso, se llenó de ira; y en su ira contra los sacerdotes, la lepra le brotó en la frente, delante de los sacerdotes en la casa de Jehová, junto al altar del incienso.(2 Crónicas 26:18-19).

La Biblia enseña que los sacerdotes fueron llamados por Dios a través de un profeta

Los sacerdotes en el Antiguo Testamento fueron llamados por Dios a través de un profeta, y la carta del Nuevo Testamento a los Hebreos nos enseña que se aplica el mismo principio.

La carta a los Hebreos enseña que nadie "tiene el honor" de actuar de Dios sin ser llamados de la misma manera como lo fue Aarón:

1 Porque todo sumo sacerdote, tomado de entre los hombres, es constituido a favor de los hombres en lo que atañe a Dios, para presentar ofrendas y sacrificios por los pecados,
2 y puede compadecerse de los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de flaquezas;
3 y por causa de ellas debe, tanto por sí mismo como también por el pueblo, presentar ofrendas por los pecados.
4 Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.(Hebreos 5:1-4).

¿Cómo se eligió a Aaron? Por la revelación directa de Dios a un profeta:

Y harás que se acerquen a ti Aarón, tu hermano, y sus hijos con él, de entre los hijos de Israel, para que sean mis sacerdotes; Aarón, Nadab y Abiú, Eleazar e Itamar, hijos de Aarón.(Exodus 28:1).

Jesús dio autoridad a los doce apóstoles y otros

Jesús claramente delega autoridad a los doce apóstoles ya los demás con el fin de autorizar a actuar en su nombre:

Entonces, llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera y sanasen toda enfermedad y toda dolencia.(Mateo 10:1).

Y después de estas cosas, el Señor designó a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de sí a toda ciudad y lugar a donde él había de ir.(Lucas 10:1).

Jesús dijo claramente que él estaba dando autoridad a los apóstoles

Jesús dejó en claro que los que llamó, se les había dado la autoridad:

Es como el hombre que, yéndose lejos, dejó su casa y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su tarea, y al portero mandó que velase.(Marcos 13:34).

Mas yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.(Mateo 16:18).

Un nuevo apóstol fue elegido por los restantes miembros de los Doce

Después de la muerte de Judas, los apóstoles se reunieron para elegir a un nuevo apóstol: así, los Doce Apóstoles estaban destinados a seguir como grupo, y los nuevos miembros debían ser llamados por revelación de Dios:

21 Es menester, pues, que de estos hombres que han estado junto con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros,
22 comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea hecho testigo con nosotros de su resurrección.
23 Y señalaron a dos: a José, llamado Barsabás, que tenía por sobrenombre Justo, y a Matías.
24 Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra a cuál de estos dos has escogido,
25 para que tome el oficio de este ministerio y apostolado, del cual cayó Judas por transgresión, para irse a su propio lugar.(Hechos 1:21-25).

Los apóstoles transfieren autoridad por la imposición de las manos

Los apóstoles mismos llaman a otros a ayudarles y les dio autoridad por la imposición de manos. Estos hombres no seleccionan a sí mismos, y no empezaron a actuar como asistentes de los Apóstoles hasta que se les dio la autoridad:

1 En aquellos días, como crecía el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos de que las viudas de aquellos eran desatendidas en la distribución diaria.
2 Así que los doce convocaron a la multitud de los discípulos y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios para servir las mesas.
3 Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos esta tarea.
4 Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.
5 Y agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, y a Felipe, y a Prócoro, y a Nicanor, y a Timón, y a Parmenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía.
6 A éstos presentaron ante los apóstoles, quienes, después de haber orado, les impusieron las manos.(Hechos 6:1-6).

Pablo y Bernabé fueron elegidos de la misma manera: los que tienen autoridad recibido revelación de Dios (por medio del Espíritu Santo) sobre quién debe ser elegido, y luego les dio la autoridad por la imposición de las manos:

2 Ministrando, pues, éstos al Señor y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado.
3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.(Hechos 13:2-3).

La capacidad de dar el Espíritu Santo por la imposición de las manos se entendía claramente que es un poder de Dios que tenía que ser conferidos:

18 Y cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero,
19 diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo imponga las manos reciba el Espíritu Santo.
20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.
21 No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios.
22 Arrepiéntete, pues, de ésta tu maldad y ruega a Dios, y quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón;
23 porque en hiel de amargura y en cadenas de iniquidad veo que estás.(Hechos 8:18-23).

Simón el mago trató de comprar el poder, y fue reprendido por Pedro: notar, sin embargo, que Simon entiende muy claramente que él no puede hacer lo que los apóstoles están haciendo sin la autoridad: él simplemente intenta la autoridad en el camino equivocado.

Jesús enseñó que uno no elige a sí mismo para recibir la autoridad

Jesús enseñó que uno no elige a sí mismo para recibir Su autoridad. Jesús escoge a aquellos a quien Él quiere, y luego ha ordenado el destinatario (por sí mismo o por alguien con autoridad delegada, como lo hicieron los apóstoles):

No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.(John 15:16).

La Biblia ilustra más adelante, en relación con este principio, que el uso del nombre de Cristo o de tener buenas intenciones no confiere a la autoridad que Él dio. Sea testigo de lo que sucede cuando alguien sin autoridad de Cristo trata de hacer lo que los apóstoles hacen:

13 Pero algunos de los judíos, que andaban expulsando demonios, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían malos espíritus, diciendo: Os ordeno por Jesús, el que Pablo predica.
14 Y había siete hijos de un tal Esceva, judío, principal de los sacerdotes, que hacían esto.
15 Y respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?
16 Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.(Hechos 19:13-16)

Aquí los Judios usan el nombre de Cristo, utilice el mismo tipo de lenguaje como el usado por los apóstoles, e incluso utilizan el nombre de un apóstol (Pablo). Ellos están tratando de hacer algo bueno: para echar fuera un espíritu maligno. Sin embargo, no tienen la autoridad de Dios: no tienen el poder dado a los Apóstoles por Jesús, y más tarde dadas a otros (como Paul).

Acerca de FairMormon        Únete a FairMormon        Contactar FairMormon        Donar a FairMormon


Derechos de autor © 1997-2015 por la Foundation for Apologetic Information and Research. Todos los derechos reservados.
Ninguna parte de este sitio puede ser reproducida sin el consentimiento expreso y por escrito de Foundation for Apologetic Information and Research.